Una persona solo puede conseguir su identidad encontrándose en paz con ambos padres. Bert Hellingert

Sois cada día más los que os interesáis por las Constelaciones Familiares, por la terapia sistémica o el coaching sistémico,  y es por ello que hoy vamos a profundizar más en estos términos para acercaros a esta visión que es tan transformadora y que podemos aplicar en nuestra vida cotidiana como puede ser a la hora de tomar decisiones, resolver conflictos, somatizaciones, enfermedades, etc.

Si una constelación, en astronomía, es una agrupación convencional de estrellas, cuya posición en el cielo nocturno es aparentemente invariable. Una Constelación familiar es esa agrupación de miembros que interactúan y están interconexionados, vinculados por lazos invisibles. Las Constelaciones han dejado de ser una terapia y se han transformado en un modo de comprender y responder a las señales que nuestro sistema familiar o la energía nos hacen a través de los problemas que nos aquejan.

Las Constelaciones son un acercamiento al SÍ a la vida tal y como es, un acercamiento a la abundancia y al fluir de la vida.  Un método sumamente eficaz para descubrir los enredos inconscientes y reunir el amor con el orden para que los vínculos puedan sanarse.

Desde mi percepción, yo diría que las Constelaciones Familiares son, por un lado,  un trabajo de conocimiento, crecimiento interior y liberación que nos permite avanzar y mejorar en todas las facetas de nuestra vida y por otro lado nos permiten ver que hay en lo profundo de nuestra vida.

Por ello, son más que una herramienta, son un camino de vida hacia el bienestar, que nos permiten tomar nuestra fuerza para vivir en cada momento lo que nos corresponda vivir, sin huir,  enseñándonos a mirar con amor, agradecimiento  y respeto a la vida. A la vez es un camino que nos abre nuevos rumbos, permitiéndonos avanzar, abrirnos a nuevas posibilidades y oportunidades que nos hagan disfrutar de la vida, sentirla en su intensidad, con la alegría y el ímpetu necesario para hacer algo grande con ella, poniéndonos a su servicio.

Son un trabajo que nos muestra:

  1. Donde nos encontramos en relación a aquello que consideramos pueda ser un obstáculo o inconveniente,  mostrándonos cual es la verdadera relación interna que mantenemos con ello , dándonos, por tanto,  una toma de conciencia para que nos trabajemos  en esa línea lo necesario para restablecernos en la armonía y el equilibrio, y podamos ver nuestro verdadero camino o destino.
  2. Las fidelidades conscientes o inconscientemente mayoritariamente, a miembros de nuestro sistema familiar que nos impide avanzar en nuestro camino, y ¿Cómo puede ser esto último?.

Estamos de acuerdo en que todo en el universo es energía, sonido y vibración, por lo tanto todo está vivo y en interrelación dinámica y en continuo cambio. Para entender cómo se influencias los elementos, debemos percibir y considerar la energía de todas las cosas, presentes y pasadas.

Podemos tener la idea de que somos libres o independientes o de que somos capaces de decidir independientemente sobre nuestro destino, pues bien, a través de este trabajo de las Constelaciones Familiares podemos ver cómo estamos intrincados en la vida de los demás, y de todo el mundo. Como el pasado de nuestro sistema familiar nos pesa y nos puede desordenar y solo cuando nos colocamos en nuestro lugar, es cuando empezamos a ser libres, a crecer desde la independencia , a abrirnos a nuestro destino, vibrando en la Vida y el Amor, a posicionarnos en la fuerza del Adulto, del presente y no del pasado. 

Cada uno de nosotros pertenecemos a nuestro sistema familiar de origen ¿Y cuál puede ser el objetivo común de un sistema familiar?, puede ser de apariencias diferentes, pero en definitiva, lo que buscamos cada uno de nosotros en nuestro sistema, es: ser admitidos, reconocidos, queridos, amados, vistos, apreciados…eso nos hace sentirnos bien, nos satisface y en muchas ocasiones somos capaces de hacer cosas que ni nos habíamos planteados por el mero hecho de pertenecer  y ser iguales que ellos. Somos capaces de asumir responsabilidades y cargas que no nos corresponden para precisamente, ser iguales, ser vistos, …, ser como ellos, ser como ese ser querido olvidado (lo haya conocido o no), e incluirlo en el sistema para que no sea excluido, por ejemplo: un abuelo que no tubo éxito profesional, puede ocasionar que su nieto por lealtad, no se lo permita a si mismo tampoco la realización profesional, prevaleciendo el “Yo igual que tú”. Nuestro Amor hacia los nuestros nos mueve a repetir, a fidelizar, a cargar y a asumir.

Heredamos los dones, aptitudes, dificultades y enfermedades de nuestros antepasados. Aunque estemos a miles de kilómetros, aunque no conozcamos a nuestros padres biológicos, aunque no nos gusten, somos el fruto de nuestra familia. Estamos hechos con las células de todo nuestro sistema familiar biológico, somos el 50 % de papá y el 50 % de mamás.

En el camino de las Constelaciones familiares, soltamos lastres, desde el respeto, la aceptación y el agradecimiento a todo y a todos tal y como ha sido o han sido, nos reconciliamos con todos, incluimos en nuestro corazón a los olvidados, a los excluidos, (Orden del Amor de pertenencia), nos colocamos en el lugar que nos corresponde como hijos de nuestros padres, “ellos son los grandes y nosotros los pequeños” (Orden del Amor de jerarquía) y equilibramos lo dado y lo recibido desde el Si, la gratitud y el respeto (Orden del Amor del equilibrio entre el dar y el recibir).

En ocasiones es necesario pararse ver, reconocer  cual es nuestro linaje y reconciliarnos para poder avanzar  hacia nuestro verdadero camino, que es el del corazón, es por esto que es necesario trabajar desde las constelaciones en las siguientes direcciones para que las piezas del puzle empiecen a encajar:

  1. Tomar a lo padres.
  2. Reconciliarse con la vida, ver lo que nos está diciendo, qué nos quiere decir. Expandir nuestra mirada para abrazar nuestras circunstancias, nuestra vida tal y como es para precisamente avanzar, que nos está enseñando y poder llegar más allá de lo que podamos imaginar.
  3. Dejar el nido, soltarnos de ellos y abrirnos a crear nuestra  propia economía individual, coger nuestro adulto, crear algo que esté en la vida para dar más vida. Reconciliarte don la vida tal y como es.

¿Y qué significa Tomar a los padres? es importante decir que si estamos aquí es gracias ellos, nos ha dado la vida, lo más importante, nadie nos la puede dar por ellos, solo por eso necesitan ser honorados y respetados. Todos hacemos las cosas lo mejor que podemos y sabemos, y actuamos conforme a lo que  hemos vivido y nos han enseñado, si no la hacemos mejor  es porque no lo sabemos. Saber esto es empatizar con los demás y entender a todo el mundo y a nuestros padres mucho más.

Por ello,  Tomar a los padres es aceptarlos y respetarlos tal y como son y tal y como han sido. Dejar su vida privada con ellos, si los padres nos hacen tomar decisiones que solo ha ellos les atañe o nos hacen partícipes de lo que no nos corresponde, es darnos cuenta y no asumirlo desde el amor y el respeto, es dejar con ellos su vida privada. Tomar a los padres es no preferir a ninguno, es verlos como una unidad, es aceptar su destino y dejarlo con ellos, y por amor a ellos es hacer algo grande con nuestra vida, es estar al servicio de la vida, vivir la vida y disfrutarla.

Cuando uno empieza a hacer estos trabajos, su vida personal y laboral empieza a cambiar. Desde la responsabilidad de uno mismo que le confiere la fuerza de estar en la Vida, de estar en el Adulto que ELIGE VIVIR CON TODAS LAS CONSECUENCIAS, QUE CONFIA EN LA VIDA, y es entonces cuando la abundancia, el éxito, la salud, la fuerza en el presente, la realización profesional, las relaciones, de pareja, de amistad, laborales,  fluyen, se disfruta el momento, el día a día se saborea de otra manera.

Y como siempre digo, no me creáis, experimentarlo, y si el camino de las Constelaciones familiares te resuenan, déjate sorprender, y sino, pues también será lo adecuado para ti. No todos los caminos tienen que ser recorridos, pero si todos los caminos te pueden llevar a lo mismo o confluir a lo mismo: “al aprendizaje para avanzar, crecer y VIVIR PLENAMENTE, ALCANZANDO TU BIENESTAR”, por ello te invito a buscar tu camino.

Yo hoy os he compartido el mío, si sientes que puede ser el tuyo, puedo acompañarte en los talleres grupales que realizo o bien para quienes no podáis asistir o prefieras un trabajo más individual, realizo sesiones individuales presenciales o  a través de Skype  o Messenger.

María José Navarro Delgado

También podeis seguirme a través de Facebook  @mariajoseahorayo (mindfulness y sistémica)

y en http://www.valderec.es/mundo-interior